Inicio Volver

Buscador

.
Enfermedades Bucodentales
Enfermedades dentales primariasEnfermedades dentales secundariasEnfermedades del lecho dentalEnfermedades de la bocaEnfermedades de los anexosCánceres de boca

Nombre: Parotiditis (Paperas)

Tipo: Enfermedades de los anexos

Categoría:

Imagen:

Gráfico:

Información: Por Laly Carolina | marzo 1, 2012 a las 12:37 am | Salud Infantil

Te explicamos de una manera clara y concisa en qué consisten las paperas, cuáles son sus principales causas y sus síntomas, y cómo debemos hacer para combatir esta enfermedad. ¡Qué tal, mis queridos lectores! espero que estén teniendo una semana muy provechosa. El día de hoy, como ya se los comenté, vamos a hablar acerca de las paperas, una enfermedad muy contagiosa que suele presentarse sobretodo en la infancia.

Las paperas son una infección viral, sumamente contagiosa, que provoca la inflamación dolorosa de las glándulas salivales. Las infección puede también afectar a otros órganos, especialmente en los adultos. Es más peligrosa es mayores que en niños.
Causas de las paperas:

Esta patología está provocada por un virus específico de la familia de los paramixovirus. Ataca particularmente a las glándulas salivales. Se transmite a través de las bacterias que viajan con la tos o con los estornudos. Otro mecanismo de transmisión común es el contagio directo de gotas de saliva o por medio de objetos contaminados con saliva infectada, como pueden ser vasos o cubiertos.
Síntomas de la enfermedad:

Paperas

Los síntomas de las paperas incluyen:


Fiebre.
Hinchazón y dolor de una o más de las glándulas salivales, generalmente la glándula parótida, situada por debajo y al frente del oído.

Cerca de la mitad de la población infectada no presenta ningún síntoma.
Tratamiento:

No existe un tratamiento específico para las paperas. Se reduce a evitar los alimentos que hagan contraer los conductos salivales, como aquellos de sabor intenso (ácidos) y guardar reposo. Es necesario calmar el dolor mediante analgésicos y antinflamatorios. También, es conveniente tomar baños frecuentes y beber abundantes líquidos.

Prevención:

Debe aplicarse desde niño la vacuna triple vírica, la cual protege frente a la rebeola, el sarampión y las paperas. También se conoce como MM (measels, mumps y rubella). La vacuna se muestra eficaz en la totalidad de las personas a las que se les suministra y es altamente segura. debe aislarse por lo menos 10 días a la persona enferma con el objetivo de que no pueda contagiar a otra. Las paperas producen en un 20 – 30% de varones infectados la hinchazón de los testículos. Bueno, mis queridos amigos, eso fue todo por el día de hoy, espero que les haya sido de aya la información y nos reencontramos en la siguiente oportunidad, hasta pronto.

http://nsalud.com/paperas/

http://webcd.usal.es/web/clases/ribovirushel/sld019.htm

http://lizanny.blogspot.com.es/2011/02/glandulas-salivales.html

¿Qué es?

Es una enfermedad viral producida por el paramixovirus, este virus inicialmente penetra y se multiplica en las células del aparato respiratorio para luego ser transportado por la sangre hacia todos los tejidos, teniendo predilección por las glándulas salivales siendo una de ellas la parótida, por esto se le puede aislar en saliva, también se le puede aislar en orina o en cualquier otro tejido.
¿Cómo se trasmite?

El contagio de la enfermedad puede ser por contacto directo, por objetos contaminados con saliva u orina.

Puede presentarse a cualquier edad siendo más frecuente en adultos jóvenes.
¿Cuáles son sus síntomas?

Inicialmente aparece dolor y endurecimiento en la zona correspondiente a la glándula parótida (entre el lóbulo de la oreja y la mandíbula), generalmente debido a la inflamación de la zona. Característicamente el lóbulo de la oreja suele elevarse. La zona afectada tiende a ser dolorosa a la palpación e incluso con la administración de ácidos (limón, vinagre, etc...).

Tras el contagio, el aumento del tamaño de la glándula alcanza su máximo volumen a los 2 - 3 días. Generalmente primero se inflama un lado y en el transcurso de 2 días el otro lado; aunque puede solo ser en un solo lado. Suele además asociarse a fiebre generalmente menor de 40º.

El periodo en que suelen aparecer los síntomas es aproximadamente 3 - 7 días aunque esto es muy variable de una persona a otra.
¿Cómo se diagnostica?

Básicamente el diagnóstico se establece mediante los síntomas y signos que son característicos.
¿Qué complicaciones puede presentar?

Las complicaciones aunque muy infrecuentes se pueden presentar, estas incluyen:

Meningoencefalitis o inflamación de las meninges y el encéfalo.
Orquitis, epididimitis o inflamación del testículo
Ooforitis: Inflamación del ovario.
Nefritis: Inflamación del riñón.
Miocarditis: Inflamación del músculo cardiaco.
Artritis: Inflamación de las articulaciones.

Se debe tener especial cuidado con los adolescentes varones que están cursando con esta infección por el riesgo de desarrollo de orquitis y epididimitis.

Esta complicación suele seguir a los síntomas de la parotiditis en un periodo de 8 días, con un comienzo brusco de fiebre, nauseas, dolor abdominal y testicular; su duración aproximada es de 4 días. Esta complicación puede asociarse con una disminución en la fertilidad.

Sin embargo, en las mujeres la inflamación de los ovarios no produce disminución de la fertilidad femenina.

Posterior al desarrollo de la infección, se crea una inmunidad o resistencia a la infección por este virus durante toda la vida.
¿Cómo puede prevenirse?

El mejor tratamiento es la prevención mediante las vacunas; cuya primera dosis se administra a los 15 meses y el refuerzo a los 6 años. En general esta vacuna no suele producir fiebre no otras complicaciones asociadas al uso de la vacuna. La vacuna induce defensas contra el virus en alrededor del 96% de las personas en quienes no ha habido un contacto previo con el virus.
¿Cuál es el tratamiento?

En la mayoría de los casos esta enfermedad se autolimita y su tratamiento sólo consiste en mejorara los síntomas que se vayan presentando, básicamente mediante antitérmicos y antinflamatorios.

El reposo en cama se deberá hacer según la necesidad, con esta medida no hay datos estadísticos que demuestren una disminución en la tasa de complicaciones y por el contrario si puede resultar incómodo para el enfermo, por ello lo mejor es hacer reposo cuando se desee.

La dieta es otro factor muy importante a tener en cuenta, esta debe ajustarse a la capacidad para comer sin tener dificultad, de ser posible no hay contraindicación para limitar la alimentación.


http://www.cun.es/area-salud/perfil/infancia/paperas-parotiditis

Infecciones de las glándulas salivales
Enviar esta página a un amigoShare on facebook Share on twitter Favorito/Compartir Versión para imprimir

Son infecciones virales o bacterianas de las glándulas productoras de la saliva.

Hay tres pares de glándulas salivales mayores:

Las dos más grandes son glándulas parótidas, que se encuentran una en cada mejilla sobre la mandíbula y en frente de las orejas. La inflamación de una o más de estas glándulas se denomina parotitis o paratiditis.
Dos glándulas submandibulares que se encuentran en la parte de atrás de la boca y a ambos lados de la mandíbula.
Dos glándulas sublinguales que se encuentran por debajo del piso de la boca.

Todas las glándulas salivales secretan saliva en la boca a través de los conductos que se abren en diversos lugares de la misma.
Causas

Las infecciones de las glándulas salivales son algo comunes y pueden reaparecer en algunas personas.

Las infecciones virales, como las paperas, tienden a afectar las glándulas salivales (las paperas con mucha frecuencia causan parotiditis). Las paperas hoy en día se consideran raras en niños gracias a la inmunización con la vacuna triple viral.

Las infecciones bacterianas generalmente son el resultado de una obstrucción (como es el caso de los sialolitos en los conductos salivales) o una higiene oral deficiente. Se pueden observar en personas que estén deshidratadas y hospitalizadas.
Síntomas

Gusto anormal, mal sabor
Disminución de la capacidad para abrir la boca
Resequedad de la boca
Fiebre
Dolor facial o bucal, sobre todo al comer
Enrojecimiento en un lado de la cara o en la parte superior del cuello
Hinchazón de la cara (en particular frente a las orejas, debajo de la mandíbula o en el piso de la boca)

Pruebas y exámenes

Un examen realizado por un médico o por un odontólogo muestra glándulas salivales inflamadas. El pus puede drenar hacia la boca. La glándula puede presentar dolor, con mayor frecuencia si hay una infección causada por bacterias.

Se puede realizar una tomografía computarizada o una ecografía si el médico sospecha de un absceso.
Tratamiento

En algunos casos, no se necesita tratamiento alguno.

Se pueden prescribir antibióticos si hay pus o fiebre y si se sabe o se presume que la infección es bacteriana. Los antibióticos no son efectivos contra las infecciones virales.

Si hay un absceso, se puede realizar una cirugía para drenarlo o una aspiración.

Practique una buena higiene oral. Un cepillado minucioso de los dientes y una limpieza con hilo dental por lo menos dos veces al día puede ayudar con la curación y a prevenir que la infección se extienda. Si usted es fumador, suspenda el cigarrillo para ayudar con la recuperación.

Los enjuagues con agua tibia con sal (media cucharadita de sal en una tasa de agua) pueden proporcionar alivio y mantener la boca húmeda.

Tome mucha agua y use gotas de limón sin azúcar para aumentar el flujo de saliva en la boca y reducir la hinchazón. El masaje de la glándula con calor puede ayudar.
Pronóstico

La mayoría de las infecciones de las glándulas salivales desaparecen por sí solas o se curan con tratamiento. Algunas infecciones reaparecerán. Se pueden presentar complicaciones, aunque esto no es común.
Posibles complicaciones

Absceso de la glándula salival.
Reaparición de la infección.
Diseminación de la infección (celulitis, angina de Ludwig).

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si:

Tiene síntomas de una infección de la glándula salival.
Le han diagnosticado una infección de la glándula salival y los síntomas empeoran, en especial si sube la fiebre o si hay dificultad al tragar o respirar (estos pueden ser síntomas urgentes).

Prevención

En muchos de los casos, es imposible prevenir las infecciones de la glándula salival, pero una buena higiene oral puede prevenir algunos casos de infección bacteriana.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001041.htm

La parotiditis, más popularmente conocida con el nombre de paperas, es una enfermedad contagiosa que puede ser aguda o crónica, localizado fundamentalmente en una o ambas glándulas parótidas, que son glándulas salivales mayores ubicados detrás de las ramas ascendentes de la mandíbula. Es causado por un virus de los Paramyxoviridae, causando una enfermedad clásicamente de los niños y adolescentes, aunque puede también causar infecciones en adultos sensibles. Por lo general, la enfermedad produce inmunidad de por vida, por lo que puede ser prevenida por la administración de una vacuna, la vacuna triple vírica SPR.

La parotiditis puede afectar a otras glándulas del cuerpo, el sistema nervioso central y los testículos. Las complicaciones más frecuentes son la meningitis y la inflamación testicular que puede llevar a la infertilidad. El tratamiento consiste en el alivio de los síntomas.

Una epidemia de parotiditis ocurrida en la isla de Tasos es descrita en la obra Epidemias, de Hipócrates, escrita aproximadamente entre los años 475 y 466 a. C.1 2

Clasificación

Parotiditis aguda, que pueden ser:

Primarias: En este grupo se incluye fundamentalmente la parotiditis epidémica o paperas, enfermedad contagiosa (infecciosa o transmisible, por gotitas) producida por un virus de la familia de los paramixovirus. Ataca preferentemente a niños de 5 a 16 años de edad, y se caracteriza por el aumento de tamaño de las glándulas salivales, casi siempre de las parótidas, que se ubican a ambos lados de las ramas ascendentes de la mandíbula. En los adultos y jovenes puede extenderse a los testículos u ovarios. Los testiculos pueden duplicar su tamaño.
Secundarias: Suelen ser bacterianas y en general suelen aparecer en pacientes con algún tipo de estado de inmunosupresión.

Epidemiología

Es una enfermedad viral poliglandular, común en la infancia, pero no exenta de presentarse en la edad adulta, en cuyo caso se caracteriza por producir inflamación de las glándulas parótidas (principalmente, aunque afecta otras glándulas del cuerpo). Antes de la introducción de la vacunación universal, la parotiditis era una enfermedad que una vez fue endémica en todo el mundo, afectaba a la mayoría de los niños entre 2 y 15 años de vida, con aproximadamente un 90% de adultos jóvenes con una serología positiva.3 Desde la introducción de la vacuna, la incidencia disminuyó bruscamente con solo ocasionales brotes de la enfermedad en algunos países. Actualmente su incidencia aumenta a finales del invierno y durante la primavera en climas templados, en particular entre instituciones de acogida colectiva de niños, como las guarderías. con un periodo de incubación de 14-21 días, siendo más contagiosa unos 4 días antes de la inflamación visible de las parótidas. Se transmite por contacto con gotitas de saliva en el aire procedentes de un individuo infectado y, en menor medida, la infección puede propagarse a través de la orina.

La vacunación ha eliminado prácticamente las formas de la infancia y, paradójicamente, ha aumentado el número de casos en adultos jóvenes, que a menudo reciben la vacunación de manera incompleta, pero a veces por administración incorrecta.4
Etiología

El agente etiológico de la parotiditis infecciosa es un virus: el denominado Mixovirus parotiditis, un virus ARN que pertenece a la familia Paramyxoviridae, subfamilia Paramyxovirinae, género Rubulavirus. El hombre es el único reservorio de este agente patógeno. El virión tiene una configuración redondeada con un contorno irregular y mide aproximadamente 150 nm recubierto de una cápside lipídica. Sólo hay un serotipo con diferentes subtipos en todo el mundo, por lo que ni la enfermedad ni la respuesta serológica difieren. De modo que, cuando una persona se expone al virus y enferma, obtendrá inmunidad por el resto de su vida. Es una enfermedad de las llamadas prevenibles por vacunación, ya que se cuenta con una vacuna, la cual suele aplicarse en combinación con la del sarampión y la rubéola (triple viral o MMR). Esta medida preventiva suele brindarse al cumplirse los 12 o 15 meses (en función del país y del esquema de vacunación) y confiere inmunidad permanente.

Cuadro clínico
Paciente masculino de 5 años de edad con el característico aumento de volumen en el cuello por parotiditis.

Se calcula que entre el 20% y el 30% de los casos son asintomáticos5 y la infección sólo puede establecerse por la detección de anticuerpos en la sangre. Cuando aparecen, los síntomas iniciales de la parotiditis son dolor de cabeza, malestar general, fiebre ocasional no mayor a 38 °C y dolor mandibular, principalmente al tacto. Estas molestias se presentan poco antes de que aparezca la inflamación y edema facial, provocado por el crecimiento de las glándulas. El proceso generalmente inicia en las parótidas, y lo más frecuente es que no aumenten de tamaño las dos al mismo tiempo. Posteriormente pueden verse afectadas las glándulas salivales sublingual y submaxilares, incrementándose el dolor y el edema.

No se afectan en esta enfermedad únicamente las glándulas salivales: pueden verse afectados también el páncreas, los testículos (presentándose orquitis en un 25-40 por ciento de los varones postpuberales afectados) y los ovarios.

En el caso de la parotiditis infecciosa, al período de incubación, que dura entre 18 y 21 días, le sigue un cuadro leve de malestar general con una desagradable sensación en la garganta, provocada por el aumento de las parótidas y la sequedad bucal, porque disminuye la secreción de saliva. En los adolescentes, el cuadro puede complicarse cuando afecta a los testículos. Si la enfermedad es tratada oportunamente, la curación es integral, pero en algunos casos puede producirse atrofia del testículo, con posterior esterilidad.

Diagnóstico

Las paperas son diagnosticadas clínicamente basadas en la clásica inflamación de las glándulas parotídeas. Esta inflamación puede ser uni- o bilateral, aunque cada vez es más frecuente encontrar casos en los que no está presente la inflamación de la parótida en todos los pacientes aquejados de paperas.6 Por otra parte, este síntoma puede estar presente en las infecciones por otros virus,7 por lo que se hace indispensable el diagnóstico diferencial en el laboratorio.

El diagnóstico de laboratorio ha sido clásicamente basado en la detección de IgM específica.8 Sin embargo, la sensibilidad de este marcador de diagnóstico disminuye drásticamente para el diagnóstico de la infección en los pacientes vacunados, que es la situación más frecuente en países con alta cobertura de vacunación. En consecuencia, en la actualidad, el diagnóstico de laboratorio debe complementarse con técnicas de detección viral directo como el aislamiento del virus en cultivo celular o la detección de ácidos nucleicos mediante la técnica de reacción en cadena de la polimerasa (RT-PCR).9 10 11

Al igual que ocurre con la inflamación de las glándulas salivales, la amilasa sérica suele ser elevada. Una elevación en la lipasa sérica suele ser indicio de una pancreatitis.

http://es.wikipedia.org/wiki/Parotiditis

http://www.entornomedico.org/enfermedadesdelaalaz/index.php?option=com_content&view=article&id=440:parotiditis&catid=50:enfermedades-con-p&Itemid=452

Tratamientos indicados:

Vídeo:

Visitas: 5984

Galería:

Mostrando Registros desde el 1 hasta el 0 de un total de 0

Nick:
Email: No se publicará
Comentario: Tags HTML permitidos <blockquote>citas<strong>negrita<em>cursiva <u>subrayado<li>elemento lista <ul>ordenada<ol>numérica y sus cierres (url y saltos de línea se convierten automáticamente)
 
¿Eres humano? Sensible (M/m)
  Acepto las condiciones de uso

Todos los campos obligatorios

 
Tratamientos Bucodentales
Higiene DentalOdontologíaOrtodonciaEstética DentalMedicamentos
Bucodental