Inicio Volver

Buscador

.
Enfermedades Bucodentales
Enfermedades dentales primariasEnfermedades dentales secundariasEnfermedades del lecho dentalEnfermedades de la bocaEnfermedades de los anexosCánceres de boca

Nombre: Osteomielitis dental

Tipo: Enfermedades dentales secundarias

Categoría:

Imagen:

Gráfico:

Información: domingo, 12 de junio de 2011
Osteomielitis del maxilar inferior

La osteomielitis es un proceso infeccioso que abarca la totalidad de los huesos y sus componentes, incluida la médula ósea y el periostio.. normalmente causada por bacteria y hongos. Los factores de riesgo son trauma reciente, diabetes, hemodiálisis y drogas intravenosas.
Generalmente los microorganismos han diseminado hasta el hueso por vía hematógena, por ejemplo, a través del torrente sanguíneo. También se expanden contagiosamente al hueso desde áreas locales de infección, así como la celulitis o bien por un trauma penetrante, incluyendo causas iatrogénicas como reemplazos articulares o la fijación interna de fracturas o de canalizaciones (Endodoncias, Tratamientos de Conducto) de la raíz de los dientes. Una vez que el hueso está infectado, los leucocitos entran en la zona infectada, y en su intento de eliminar los organismos infecciosos, liberan enzimas que corroen el hueso. El pus se extiende por los vasos sanguíneos del hueso, ocluyéndolos y formando abscesos lo cual priva al hueso del flujo sanguíneo, y se forman en la zona de la infección áreas de hueso infectado desvitalizado, conocido como secuestro óseo, que forma la base de una infección crónica. A menudo, el organismo tratará de crear nuevo hueso alrededor de la zona de necrosis. El nuevo hueso así resultante recibe el nombre de involucrum. En el examen histológico, estas áreas de necrosis de los huesos son la base para distinguir entre la osteomielitis aguda y la osteomielitis crónica Cuando es crónica puede dar lugar a esclerosis ósea y deformidad.
La osteomielitis requiere de una terapia de antibióticos prolongada, llevando de semanas a meses. Para este fin, a menudo se coloca una línea intravenosa central. La osteomielitis también puede requerir el desbridamiento quirúrgico.

http://drestevez.blogspot.com.es/2011/06/osteomielitis-del-maxilar-inferior.html

http://www.slideshare.net/jotaele/osteomielitis

RESUMEN

La Osteomielitis es una infección del tejido óseo que involucra a todas las estructuras del hueso provocada por microorganismos. El cuadro clínico se caracteriza generalmente por la presencia de fístula de drenaje, dolor intenso, inflamación, movilidad de los dientes involucrados en la zona afectada, fiebre y edema. El tratamiento consiste en medicamentoso y/o quirúrgico. En este artículo se presenta un caso de Osteomielitis crónica supurativa en el maxilar superior, que acomete a un paciente del sexo femenino de 82 años, en el cual se discuten los aspectos diagnósticos e histopatológicos como el tratamiento correspondiente del caso.

Palabras clave: Osteomielitis, Secuestros óseos, Maxilares.

SUMMARY

Osteomyelitis is an infection of bone tissue that involves all structures of the bone caused by microorganisms. The clinical picture is generally characterized by the presence of fistula drainage, severe pain, swelling, mobility of teeth involved in the affected area, fever and edema. Treatment involves medication and / or surgery. This article presents a case of chronic suppurative osteomyelitis in the maxilar superior of a female 82 years old patient, as well as a discussion of clinical and histopathological aspects and the treatment employed.

Key words: Osteomyelitis, Osseous sequestrous, Jaws.



Introducción

La Osteomielitis se define como una inflamación extensa del hueso, implicando a toda porción esponjosa, medular, cortical, periostio, vasos sanguíneos, nervios y epífisis. La inflamación puede ser aguda, subaguda o crónica y presenta un desarrollo clínico diferente según su naturaleza (1-5).

En el caso de los maxilares se considera la infección odontógena como la causa más frecuente de osteomielitis. Se puede presentar a cualquier edad con un predominio entre los hombres. Afecta principalmente al maxilar inferior. En el maxilar superior es más raro, debido a una mayor vascularización (3,6).

Su etiología es variada pero se pueden citar algunos factores tales como las infecciones bacterianas producidas por gérmenes piógenos, fundamentalmente estafilococos y en algunas ocasiones por estreptococos, neumococos y enterobacterias, hongos como actinomicetos, blastomicetos, coccidioides y criptococcus neoformans, traumatismos, agresiones químicas, electrocoagulación, irradiación, enfermedad periodontal, exodoncias, situaciones patológicas pulpares como caries y granulomas (2,5).

Algunas condiciones predispuestas también favorecen la instalación de esta infección como: diabetes, anemia, leucemia, malnutrición, osteoporosis, enfermedad de Paget, displasia cemento-ósea, disosteoesclerosis, osteopetrosis, fluorosis y alcoholismo (2,7).

La osteomielitis se clasifica en tres tipos: osteomielitis Supurativa (aguda y crónica), osteomielitis crónica esclerosante (difusa y focal) y osteomielitis periostitis proliferativa (6,8).

La osteomielitis aguda supurativa se caracteriza por un dolor intenso, inflamación, sensibilidad, aumento de la temperatura, movilidad de los dientes involucrados en la zona de la osteomielitis y secreción de pus. La osteomielitis crónica supurativa es similar a la aguda, la deferencia entre ambas es que en la crónica, los síntomas están atenuados, se puede observar fístulas por donde salen el pus con los secuestros óseos y generalmente es asintomática ya que el proceso infeccioso junto con el área afectada esta encapsulado y separado del resto del hueso. Esta puede derivar de una aguda que no fue diagnosticada correctamente o cuyo tratamiento no fue bien implementado. Radiográficamente en la fase aguda no se observan alteraciones óseas. Al cabo de tres semanas de iniciarse la infección se observa radiolucidez irregular con aumento de los espacios trabeculares (3,6,9).

La osteomielitis crónica esclerosante focal es un fenómeno frecuente en pacientes jóvenes y corresponde a una reacción focal del hueso a un estimulo inflamatorio de baja intensidad, generalmente asintomática. La lesión se descubre en exámenes radiográficos de rutina. Se localiza con mayor frecuencia en los ápices de los primeros molares inferiores y un pequeño porcentaje en los segundos molares y premolares. Radiográficamente se observa como una imagen radiopaca perfectamente definida (3,6,10).

La osteomielitis crónica esclerosante difusa es similar la focal, solo que la etiología no es perfectamente conocida. Este tipo puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en grupos de edad avanzada, parece ser que es debido a que el huésped es incapaz de controlar una infección subvirulenta del todo. La radiografía muestra una esclerosis difusa del hueso (3,6,10,11).

La osteomielitis periostitis proliferativa es llamada también de Osteomielitis de Garré y se caracteriza por un espesamiento del periostio con depósito de osteoide y nueva cortical del hueso. Clínicamente se caracteriza con una tumefacción facial de ligera a intensa en la zona del maxilar inferior y la tumoración puede acompañarse de dolor moderado a intenso y trismo. En las radiografías oclusales se observa un propósito perióstico de nuevo hueso laminar que tiene un aspecto de piel de cebolla (3,6,12).

El tratamiento de las osteomielitis se dirige a eliminar la fuente de infección, a través de la extracción del diente implicado, incisión y drenaje, fistulectomía, secuestrectomía, antibioticoterapia o tratamiento de endodoncia cuando las condiciones clínicas lo permitan (9). Podrá también incluirse en el tratamiento, laserterapia, termoterapia, oxígeno hiperbárico (9,13,14).

El objetivo de este trabajo es la presentación de un caso clínico de osteomielitis crónica supurativa en el maxilar superior, evidenciar la importancia de un diagnóstico correcto y un tratamiento que mejore la calidad de vida de nuestros pacientes.

http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0213-12852010000600003&script=sci_arttext

http://es.scribd.com/doc/44877562/Osteomielitis-Maxilar-y-Medicina-Biologica

http://www.exodontia.info/Osteomyelitis.html

http://www.cpicmha.sld.cu/bvs/monografias/osteomielitis/osteomielitis.pdf

Osteomielitis: infección de hueso por bacterias o microbacterias

OSTEOMIELITIS AGUDA Y CRÓNICA: INFECCIÓN DE HUESO
POR BACTERIAS O MICROBACTERIAS

Es la infección de un hueso frecuentemente causada por bacterias o microbacterias.

La osteomielitis supone la producción de material inflamatorio dentro del mismo hueso, pus y, si no se controla , la destrucción del mismo hueso y el paso de la infección a los tejidos blandos que lo rodean, o al exterior por fisuras y canales.

Cómo se produce

Por la llegada del microorganismo al hueso por contigüidad o por vía hematógena:

· hematógena

La osteomielitis por vía hematógena, se produce con la llegada del microorganismo a través de la sangre que nutre al hueso. Supone el 20% de las osteomielitis y acostumbran ser las denominadas agudas, que afectan principalmente a los niños y a los adultos mayores.

En los menores, suele lesionar un solo hueso, en general largo, especialmente tibia, fémur o húmero. En la mayoría de los casos se desconoce el foco primario de la infección.

En el adulto ataca una vértebra de la columna. El foco primario de la infección puede ser una infección urinaria, una infección dental, o catéteres contaminados, aunque en un 50% de los casos se desconoce el origen.

· contigüidad

Ocurre porque el microorganismo llega al hueso cuando ya está infectando los tejidos vecinos, a través de heridas penetrantes o fracturas abiertas, o como complicación de una cirugía (colocación de una prótesis o tornillos, por ejemplo).

Se diagnostica al cabo de varias semanas o meses, es decir, cuando se constituyen en infecciones crónicas. Es la osteomielitis más asidua y supone el 80% de los casos.

Síntomas

La hematógena aguda de los niños es una enfermedad grave, acompañada de gran afectación del estado general, fiebre alta y dolor e hipersensibilidad en el hueso perjudicado. Asimismo, puede limitar la movilidad de la zona.

En el adulto se da dolor de espalda y el estado general no es grave.

En las osteomielitis por contigüidad los síntomas son más inespecíficos: dolor en la zona lesionada, supuración externa porque la infección sale del hueso y hace trayectos hasta la piel, infección de heridas quirúrgicas, úlceras de decúbito que penetran hasta el hueso, prótesis que empiezan a doler, entre otros. No aparecen cuadros de fiebre.
.

Tratamiento

Se basa en antibióticos y cirugía. El antibiótico mata la bacteria que produce la infección. El tratamiento quirúrgico es necesario para limpiar el hueso infectado o bien eliminar el hueso muerto.

En cuanto a los antibióticos, se precisan dosis elevadas para que lleguen al hueso infectado. Por este motivo, inicialmente, se administran por vía endovenosa, por lo que puede requerir ingreso hospitalario. Es característico de este tipo de infecciones el tratamiento prolongado, de varias semanas o hasta meses.

En la osteomielitis hematógena aguda de los niños es suficiente el tratamiento antibiótico durante 4 a 6 semanas.

En la vertebral del adulto, los antibióticos tienen que suministrarse entre 6 y 8 semanas. Siempre se recomienda reposo hasta que ceda el dolor de espalda. No se efectúa cirugía si no hay complicaciones.

En la osteomielitis por contigüidad se aplican antibióticos, entre 4 y 6 semanas, para luego complementarlos con intervención quirúrgica y desbridar la infección de tejidos blandos subyacente, o la lesión ósea secundaria.

La osteomielitis crónica supone ciclos prolongados de antibióticos y práctica quirúrgica para desbridar el hueso infectado, o eliminar el hueso necrótico o muerto. A veces se concretan varias operaciones y resulta inevitable amputar la parte de la extremidad con hueso infectado, como sucede con las osteomielitis de los huesos pequeños de los pies de los diabéticos.

Es muy importante en las osteomielitis crónicas, que el paciente mantenga un buen estado nutricional para facilitar la cicatrización de los tejidos blandos y los huesos.

En los casos de prótesis infectadas, hay que cambiarlas una vez que la infección esté controlada.

Medidas preventivas

Es muy difícil prevenir las infecciones óseas.

En las osteomielitis hematógenas cuya razón de ser es otra infección (dental, urinaria), lo lógico es tratar la infección primaria lo antes posible.

Para minimizar el riesgo de osteomielitis por contigüidad de tejido blando infectado, hay que extremar las medidas de higiene para curar úlceras o las lesiones del pie diabético.

En las fracturas abiertas o heridas penetrantes ya suele prescribirse antibiótico para prevenir la infección, aunque no siempre se consigue evitarla. Para prevenir las osteomielitis secundarias, deben extremarse las medidas de asepsia de la cirugía y acortar los tiempos de la misma.

Mal de Pott

Un tipo de osteomielitis no muy frecuente pero tampoco inhabitual es la osteomielitis tuberculosa, llamada mal de Pott. Es una forma de diseminación hematógena del adulto y atenta contra una vértebra de la columna. Se trata con los antibióticos para la tuberculosis, durante varios meses.

Fuente: http://es.shvoong.com/medicine-and-health/epidemiology-public-health/1989189-osteomielitis-infección-hueso-por-bacterias/

Tratamientos indicados:

Vídeo:

Visitas: 5158

Galería:

Mostrando Registros desde el 1 hasta el 0 de un total de 0

Nick:
Email: No se publicará
Comentario: Tags HTML permitidos <blockquote>citas<strong>negrita<em>cursiva <u>subrayado<li>elemento lista <ul>ordenada<ol>numérica y sus cierres (url y saltos de línea se convierten automáticamente)
 
¿Eres humano? Sensible (M/m)
  Acepto las condiciones de uso

Todos los campos obligatorios

 
Tratamientos Bucodentales
Higiene DentalOdontologíaOrtodonciaEstética DentalMedicamentos
Bucodental