Inicio Volver

Buscador

.
Enfermedades Bucodentales
Enfermedades dentales primariasEnfermedades dentales secundariasEnfermedades del lecho dentalEnfermedades de la bocaEnfermedades de los anexosCánceres de boca

Nombre: Absceso dental (flemón)

Tipo: Enfermedades dentales secundarias

Categoría:

Imagen:

Gráfico:

Información: Los abscesos dentales o flemones

La caries traen muchos problemas bucales, el exceso de azúcar es el culpable de la aparición de éstas. Es muy importante que tengas ciertos cuidados para prevenirlas, y en caso de que ya hayan aparecido en tus piezas dentales debes acudir a un profesional para que las traten. Nunca pases por alto un dolor de muela o dientes si éste ya se encuentra picado, ya que si las caries avanzan sin ser tratadas se generará una infección y un absceso dental. Las lesiones debidas a algún tipo de traumatismo en el diente también pueden llegar a causar uno.

El absceso dental también llamado flemón es una acumulación de pus debido a que la raíz del diente posee una infección bacteriana. Esta infección se produce cuando se generan aberturas en el esmalte que cubre la pieza dental y a través de estas se crea un camino libre donde permite que las bacterias se dirijan directamente hacia la pulpa del mismo. Estas bacterias causan una infección que puede extenderse desde la raíz del diente hasta los huesos por los que son sostenidos.
¿Qué síntomas indican que puedo sufrir un flemón?

Los síntomas del absceso dental son:

Molestias y dolor intenso: El dolor puede ser continuo o por ratos, suele incomodar y dificultar la masticación.
Sensibilidad dental: Beber o comer algún alimento demasiado frió o caliente se genera un terrible dolor.
Pus verdoso.
Sabor desagradable y mal aliento: Debido al pus y a las bacterias de la infección se produce un sabor repugnante y el mal aliento.
Inflamación.
Enrojecimiento.
Ganglios: El organismo crea defensas contra la infección y aparecen los ganglios ubicados detrás de la oreja o un poco más abajo, en la zona del cuello.
Fiebre.

Si la infección es muy grande puede sentir síntomas más graves:

Dificultad o imposibilidad de abrir la boca.
Inflamación en el rostro y el cuello.
Inflamación de la lengua.
Dificultad o imposibilidad de tragar.
Dificultad para respirar.

¿Qué debo hacer si tengo un flemón o absceso dental?

Ante la aparición de un absceso debe acudir a un especialista urgente, para que recete antibióticos para disminuir la infección y la inflamación.

Los buches con agua tibia y sal son muy efectivos para calmar el dolor, también es importante que realice buches con agua tibia y bicarbonato ya que este eliminará las bacterias y desinfectará la zona. Tomar infusiones de manzanilla ayudará a desinflamar la zona muy rápidamente. Cuando la prepare coloque más manzanilla que agua.

Colocar un pedazo de cebolla o hacer gárgaras con una infusión de ésta ayudará a curar el flemón ya que la cebolla posee propiedades bactericidas. O podría remplazar la cebolla por un diente de ajo, este además de ser bactericida posee propiedades desinflamatorias y antibióticas.

Los paños de agua caliente sobre el rostro del lado donde tienen el flemón, lo ayudará a que éste madure más rápido.

Los odontólogos recomiendan que no coloque aspirinas sobre el diente o las encías porque lo único que logrará es irritar el tejido y hasta puede causar úlceras bucales.

Puede ocurrir que las paredes del flemón se rompan naturalmente y el pus comience a salir, generalmente cuando esto ocurre el dolor desaparece.

Si no sucedió naturalmente lo primero que hará el odontólogo es drenar el pus. Realizará una incisión horizontal con un bisturí, luego tratará la pulpa infectada y colocará una pasta. Por último colocará en el diente una corona, para evitar fracturas ya que este seguramente quede muy frágil.

Para evitar que se forme un absceso se debe mantener una buena higiene bucal y utilizar hilo y enjuague bucal. Cuando tenga caries debe consultar con el odontólogo para que las trate y no permita que las bacterias produzcan una infección y un flemón.

Read more: http://www.mujerstyle.com/abscesos-dentales-o-flemones/

Los abscesos dentales y sus cuidados
[28/10/2008]

A pesar de haber sido sometido a dos cirugías y de haber pasado seis semanas en un hospital, Deamonte Driver falleció después de que una bacteria de la infección dental pasó de su boca al cerebro. Así que toma en cuenta estos consejos de la Biblioteca Nacional de Medicina, con sede en Bethesda, Maryland, para impedir, reconocer y tratar este problema:

¿Qué son los abscesos?

Consiste en una infección bacteriana que ataca la pulpa de un diente o de una muela y que produce pus.

¿Cuáles son sus causas?

El absceso es la complicación de una caries o el resultado de un trauma sufrido por un diente o muela, como cuando una pieza dental se parte o se raja.

Las aperturas en el esmalte del diente permiten el paso de bacterias que infectan la pulpa, lo cual causa una infección que puede propagarse fuera de la raíz del diente o muela hacia los huesos próximos a la pieza enferma.

En la infección hay descargas de pus (sustancia compuesta por tejido descompuesto, glóbulos blancos y por bacterias vivas y muertas) e inflamación tisular dentro y alrededor del diente. Esto produce un dolor agudo. Si la raíz del diente muere, el dolor cesa. Sin embargo, la infección permanece activa y sigue esparciéndose hasta destruir toda la pieza.

¿Cuáles son los síntomas?

• Dolor cuando se mastica.

• Sensibilidad al frío y al calor.

• Sabor amargo en la boca.

• Mal aliento.

• Probabilidad de fiebre.

• Glándulas del cuello inflamadas.

• Sensación de malestar.

• Inflamación en la zona superior o inferior de la mandíbula.

¿Hay otras maneras de detectarlos?

El paciente siente dolor cuando el dentista le toca la muela o diente. También cuando cierra la boca o muerde fuertemente. Las encías pueden inflamarse, ponerse rojizas y hasta supurar pus.

¿Cómo combatirlos?

El objetivo del tratamiento es eliminar la infección, conservar el diente e impedir complicaciones.

Los antibióticos sirven para combatir la infección.

En cuanto al dolor, los enjuagues de agua tibia con sal pueden aliviarlo, lo mismo que ciertos analgésicos que se venden sin receta médica, los cuales son más efectivos para aminorar la fiebre causada por la infección. Nunca coloques una aspirina directamente sobre una muela o la encía, porque esto aumenta la irritación del tejido y pueden salir úlceras en la boca.

El dentista puede recomendar un tratamiento de canal para tratar de salvar la muela o diente abscesado. En este tipo de terapia se elimina el centro de la pieza, incluido el tejido vascular y los nervios, junto con la porción cariada, pero se mantiene la raíz y la superficie de la pieza. La cavidad que se ha abierto en el corazón del diente se rellena luego y se repara. En ocasiones se puede colocar una corona sobre la muela o diente tratado.

Si el caso lo amerita, podría ser necesario hacer un drenaje del absceso o extraer la pieza.

¿Cuál es el pronóstico?

La infección de un absceso suele ser curable con tratamiento. En muchos casos se puede conservar el diente.

¿Qué tipo de complicaciones hay?

• Pérdida del diente.

• Diseminación de la infección al tejido y hueso de la mandíbula, así como la propagación a otras zonas del cuerpo, lo cual puede producir endocarditis (inflamación en las cámaras y válvulas del corazón), neumonía, abscesos cerebrales y otros trastornos.

¿Cómo puedo evitarlos?

Atender las cariess con tu dentista disminuye el riesgo de tener abscesos. Si experimentas un dolor persistente y pulsaciones dolorosas o cualquier otro síntoma vinculado a un absceso, acude inmediatamente a ver a un profesional.

http://www.canaldental.com/fichaeven.php?id=180&origennot=2

Definición

Es una acumulación de material infectado (pus) resultante de una infección bacteriana del centro (pulpa) de un diente.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Un absceso dental es una complicación de la caries dental y también puede resultar de un trauma al diente, como cuando un diente se rompe o recibe un golpe. Las aberturas en el esmalte dental permiten que las bacterias infecten el centro del diente (la pulpa). La infección puede propagarse desde la raíz del diente hasta los huesos que lo sostienen.

La infección ocasiona una acumulación de pus (tejido muerto, bacterias vivas y muertas, glóbulos blancos) e inflamación de los tejidos internos del diente, lo cual causa fuertes dolores dentales. Si muere la raíz del diente, el dolor se puede detener, pero la infección permanecerá activa y continuará expandiéndose y destruyendo el tejido.

Síntomas

Dolor en un diente
intenso, continuo
dolor terrible o pulsátil
dolor agudo o punzante
Dolor al masticar
Sensibilidad del diente hacia el calor o el frío
Sabor amargo en la boca
Mal aliento
Posible fiebre
Ganglios inflamados en el cuello
Malestar, inquietud, sensación general de enfermedad
Área mandibular superior o inferior inflamada (un síntoma muy serio) Absceso Dental

Signos y exámenes

El examen dental realizado por un odontólogo revela dolor cuando se golpea el diente. El dolor se incrementa al morder o cerrar la boca. La encía puede estar inflamada o enrojecida y puede drenar un líquido espeso y purulento.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es eliminar la infección, preservar el diente y prevenir las posibles complicaciones.

Se pueden recetar antibióticos para combatir la infección. Los enjuagues bucales con agua tibia y sal pueden, al igual que los analgésicos sin prescripción, aliviar el dolor de diente y la fiebre. No se debe colocar aspirina directamente sobre el diente o encía, ya que esto aumenta la irritación de los tejidos y puede provocar úlceras bucales.

El tratamiento de conductos se puede recomendar en un intento por salvar el diente. En este procedimiento, se remueve el centro del diente, incluyendo el nervio y el tejido vascular (pulpa), junto con las partes del mismo que están cariadas. La raíz y la superficie del diente permanecen en su sitio. La cavidad que se crea en el centro se repara, se obtura y se puede colocar una corona sobre el diente.

Es posible que sea necesario el drenaje quirúrgico del absceso o la extracción del diente afectado.

Expectativas (pronóstico)

La infección por absceso dental por lo general se cura con tratamiento y, en muchos casos, es posible preservar el diente.

Complicaciones

Pérdida del diente
Propagación de la infección hasta el tejido blando (celulitis facial, angina de Ludwig )
Propagación de la infección hasta el hueso de la mandíbula (osteomielitis de la mandíbula o maxilar)
Propagación de la infección a otras áreas del cuerpo que ocasiona abscesos cerebrales, endocarditis, neumonía y otros trastornos

tratamiento de endodoncia

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe llamar al odontólogo si se presenta un dolor de diente pulsátil y persistente o si aparecen otros síntomas de absceso dental.

Prevención

El tratamiento a tiempo de la caries dental reduce el riesgo de un absceso dental. El odontólogo debe examinar de inmediato los dientes que han sufrido traumas.


PROCEDIMIENTO:


Paso 1
Después de que el diente es anestesiado, se abre un hueco a través de la corona hasta la cámara de la pulpa.
Paso 2
Se determina el largo del canal radicular
Paso 3
Se remueve la pulpa enferma. Los canales se limpian, agrandan y se le dan forma.
Paso 4
Los canales se rellenan y se sellan. Se puede poner un poste de metal para darle soporte estructural o para retener los materiales restaurativos.
Paso 5
El diente se sella con una empastadura temporal. Normalmente una corona de oro o de porcelana añade protección adicional.
El material que se usa para rellenar el canal radicular probablemente le dure para toda la vida, pero la empastadura o la corona puede que tenga que ser reemplazada.

Asegúrese de seguir las instrucciones especiales que le provea el profesional dental para el cuidado de los dientes en el hogar.

http://tzomatzi.blogdiario.com/1222796820/

¿Qué es un absceso dental?
ansceso infeccion dental
Absceso por caries penetrante
Un absceso dental es una acumulación de material purulento (pus) resultante de una infección de origen dental.
Este, produce destrucción del tejido óseo (hueso) que rodea a la raíz dental y puede producir una fístula.

La infección de origen dental puede ser ocasionada por una caries penetrante (penetra hasta la pulpa del diente infectándola), tratamiento de conductos fallidos, por un traumatismo (golpe) o restauraciones (resinas, amalgamas, etc) dentales muy amplias o profundas.

La sintomatología puede abarcar: Dolor, inflamación de la encía que rodea al diente y los tejidos faciales, aumento movilidad dentaria, adenopatías (ganglios inflamados), fiebre, malestar general, dolor a la masticación.
Estos síntomas no siempre se producen todos juntos.

absceso infeccion en muela
Para el tratamiento agudo de un absceso dental se utiliza antibióticos y antinflamatorios/analgésicos y muchas veces es necesario la apertura dental, el drenaje del absceso o la extracción de dicha pieza.
Para el tratamiento de la pieza dental en el caso de ser un tratamiento de conducto fallido, se realiza un retratamiento de conducto, apicectomía o extracción dental.
En el caso de una infección por una caries penetrantes, traumatismos o restauraciones amplias (siempre y cuando se pueda rehabilitar el diente con una restauración adecuada) se realiza un tratamiento de conducto y en el peor de los casos, cuando la destrucción del diente es muy grande o la infección muy grave, se realiza la extracción del diente.

http://www.odontologiahoy.net/2011/07/que-es-un-abceso-dental-infeccion.html


Infecciones Odontogénicas

La mayoría de las infecciones de la región orofacial (90-95%) son de origen odontogénico. De ellos aproximadamente el 70% se presentan como una inflamación periapical con un absceso periodontal.

Etiología:
Las principales causas son: complicaciones de dientes no vitales (por caries dental), pericoronaritis (por presencia de un diente semi impactado), extracciones dentales, granulomas periapicales y quistes infectados. Otras causas menos frecuentes son: traumas postoperatorios, lesiones en las glándulas salivales o en los ganglios linfáticos, complicaciones de la anestesia local.

Absceso Periodontal
Es una inflamación purulenta aguda o crónica que se desarrolla en una bolsa periodontal preexistente. Clínicamente se caracteriza por un edema localizado alrededor del diente afectado, con dolor y enrojecimiento de la encía.
Su tratamiento en general no presenta complicaciones, implica una incisión a través del surco gingival con una sonda o un bisturí o en la zona de menor declive en la hinchazón cuando existe un edema fluctuante.

Absceso Dentoalveolar Agudo
Es una inflamación purulenta de los tejidos periapicales que se presentan en los dientes no vitales, es generalmente ocasionada por la infección de microorganismos que ingresan hacia los tejidos periodontales a través de los conductos radiculares.

Síntomas Clínicos Locales:
Dolor: La intensidad del dolor depende de la etapa de desarrollo de la inflamación. En la fase inicial el dolor es sordo y constante, aumentando durante la percusión dental o con la oclusión. Cuando el dolor es muy severo y latente, la acumulación del pus será de localización intraósea o por debajo del periostio. Cuando el pus sale hacia los tejidos blandos perforando el periostio (última barrera), el alivio del dolor es notorio.
Edema: Puede ser de localización intra o extraoral. Inicialmente se observa una leve hinchazón en los tejidos blandos sobre el área afectada. En las zonas con mayor volumen de tejido laxo como en la región sublingual, labial o parpebral, la inflamación previa es notoria antes de la supuración. En la etapa final la inflamación se torna fluctuante, especialmente si está ubicada en la mucosa de la cavidad oral, etapa que se considera la más adecuada para la incisión y drenaje del absceso. La mayoría de infecciones son de localización vestibular y muy raramente son palatinas o linguales.
Los pacientes reportan una sensación de “alargamiento dental” y ligera movilidad. Los dientes afectados son extremadamente sensibles al tacto y los pacientes presentan dificultades en la deglución.

Síntomas Clínicos Generales:
Suele presentarse fiebre que se eleva a 39-40ºC, escalofríos, malestar general, dolor muscular y articular, anorexia, insomnio, náuseas y vómitos. Las pruebas de laboratorio muestran leucocitosis o leucopenia, aumento en la sedimentación de glóbulos rojos y aumento en la reacción en cadena polimerasa (PCR).

Complicaciones:
Si no se trata la infección oportunamente, puede presentarse trismus, linfadenitis en los ganglios respectivos, osteomielitis, bacteriemia y septicemia.

Diagnóstico:
Se basa generalmente en el examen clínico y la historia del paciente. La ubicación de la pieza dental responsable dará indicios del origen de la infección. La presencia de los signos y síntomas anteriormente descritos confirmaran las sospechas.
Radiológicamente durante la fase aguda no se observan alteraciones óseas que recién estarán presentes al cabo de 8 a 10 días. En abscesos crónicos se observa osteólisis generalmente asociada a piezas dentales con caries extensas o restauraciones cercanas a la pulpa, donde el ligamento periodontal se muestra engrosado. Es muy importante establecer un diagnóstico diferencial con el absceso periodontal ya que el tratamiento es diferente para los dos.


Propagación tisular de la infección:
Desde el lugar de origen, la infección puede extenderse de tres maneras:
1.- Por continuidad tisular a través de espacios y planos.
2.- A través del sistema linfático
3.- Por vía hematógena

La ruta de diseminación mayormente observada es por continuidad tisular. La infección una vez que se instala en el tejido óseo esponjoso se extiende en varias direcciones hacia la ruta de menor resistencia.
Si se dirige hacia vestibular, lingual o palatino, depende de la proximidad del ápice radicular y de su posición dentro de la arcada dentaria. En el maxilar superior, las raíces palatinas de los dientes posteriores y la raíz del incisivo lateral se consideran responsables de la diseminación del pus por vía palatina, mientras que en la mandíbula la tercera molar y a veces la segunda se consideran responsables de la diseminación lingual.

La longitud de las raíces y su proximidad con las inserciones musculares juegan un papel importante en la propagación del pus.
En función de estas relaciones, cuando en el maxilar inferior los ápices dentales se encuentran por encima del músculo milohioideo, la infección se disemina hacia el interior de la cavidad bucal, sobre todo hacia el piso de la boca (espacio sublingual).

http://infec-odonto.blogspot.com.es/p/infecciones-de-la-region-orofacial.html

Absceso dental

Es una acumulación de material infectado (pus) resultante de una infección bacteriana en el centro de un diente.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Un absceso dental es una complicación de la caries dental y también puede resultar de un trauma al diente, como cuando un diente se rompe o recibe un golpe. Las aberturas en el esmalte dental permiten que las bacterias infecten el centro del diente (la pulpa). La infección puede propagarse desde la raíz del diente hasta los huesos que lo sostienen.

La infección ocasiona una acumulación de pus (tejido muerto, bacterias vivas y muertas, glóbulos blancos) e inflamación de los tejidos internos del diente. Esto causa un dolor de muelas intenso. Si la pulpa del diente muere, el dolor de muelas se puede detener, a menos que se desarrolle un absceso. Esto es especialmente válido si la infección sigue estando activa y continúa diseminándose y destruyendo tejido.

Síntomas

El síntoma principal es un dolor de muelas intenso y continuo que se puede describir como terrible, agudo, pulsátil o punzante.

Otros síntomas pueden abarcar:

Sabor amargo en la boca
Mal aliento
Malestar, inquietud, sensación general de enfermedad
Fiebre
Dolor al masticar
Sensibilidad de los dientes al calor o al frío
Ganglios inflamados en el cuello

Área mandibular superior o inferior inflamada (un síntoma muy grave


Signos y exámenes

El paciente siente dolor cuando el odontólogo golpea ligeramente el diente. El dolor se incrementa al cerrar la boca o al morder con fuerza. Las encías pueden estar inflamadas y enrojecidas, y pueden drenar un material espeso.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son eliminar la infección, preservar el diente y prevenir complicaciones.

Se pueden recetar antibióticos para combatir la infección. Los enjuagues bucales con agua tibia y sal pueden ser calmantes y los analgésicos de venta libre pueden aliviar el dolor de muelas y la fiebre.

No ponga ácido acetilsalicílico (aspirina) directamente sobre el diente o encías, ya que esto aumenta la irritación de los tejidos y puede provocar úlceras bucales.

El tratamiento de conductos se puede recomendar en un intento por salvar el diente.

En caso de presentarse una infección severa, se puede extraer el diente o se puede necesitar una cirugía para drenar el absceso. Es posible que algunas personas deban ser hospitalizadas.


Expectativas (pronóstico)

Los abscesos sin tratamiento pueden empeorar y llevar a complicaciones potencialmente mortales.

El tratamiento oportuno por lo general cura la infección y, en muchos casos, el diente generalmente se puede salvar.

Complicaciones

Pérdida del diente
Mediastinitis
Sepsis
Propagación de la infección al tejido blando (celulitis facial, angina de Ludwig)
Propagación de la infección a la mandíbula (osteomielitis de la mandíbula)
Propagación de la infección a otras áreas del cuerpo que ocasiona abscesos cerebrales, endocarditis, neumonía u otras complicaciones

Situaciones que requieren asistencia médica

Consulte con el odontólogo si tiene un dolor de muelas pulsátil y persistente.

Prevención

El tratamiento a tiempo de la caries dental reduce el riesgo de un absceso dental. Los dientes afectados deben ser examinados de inmediato por el odontólogo.

Nombres alternativos

Absceso periapical; Infección dental; Absceso en un diente; Absceso dentario

http://www.odontotal.com.mx/tipsDetalle.php?id=52

Abscesos dentales
Boca con un absceso dental

Última revisión: 2010-04-02 por Dr. Ramón José Galán Hernández
¿Qué son los abscesos dentales?

Son bolsas de material purulento (pus), que se forman en las cercanías de un diente que se infecta. Se acompañan de dolor intenso e inflamación de la zona, apareciendo fiebre cuando son más graves.
¿Por qué aparecen los abscesos dentales?

Suelen estar causados por caries que destruyen parte del diente o por infección de la cavidad pulpar de alguna pieza dental (pulpitis). Los gérmenes de la cavidad bucal se acumulan y se multiplican en la caries o en el interior del diente afectado, diseminándose por toda la zona cercana. En este momento la zona aparecerá inflamada y dolorida, y si es tratada adecuadamente, no se producirá una infección grave.

El organismo intenta defendernos de esta infección luchando contra los gérmenes, dando como resultado la formación de bolsas de pus.

¿Qué puedo hacer para evitar los abscesos dentales?

Sabiendo que los abscesos dentales se deben principalmente a caries y pulpitis, la mejor manera de prevenirlos es:

Las personas que padecen enfermedades que debilitan sus defensas (Sida), o aquéllas en general en que las infecciones pueden llegar a ser más graves (diabéticos) deberán prestar especial atención a su dentadura para evitar infecciones importantes originadas en esta zona.

Mantener la dentadura y las encías sanas; para conseguirlo intentaremos limitar el consumo de alimentos y líquidos dulces a las horas de las comidas (evitar los dulces pegajosos, porque se quedan adheridos al diente).
Siempre cepillaremos la dentadura después de las comidas, utilizando una pasta dentífrica con flúor.
Utilizar seda dental para limpiar los espacios que quedan entre los dientes, o en su lugar cepillos interproximales (siempre de acuerdo a las recomendaciones de su dentista).
Si alguna pieza dental presenta caries o duele, debemos acudir a consulta del odontólogo para tratarla, y así evitar la formación de abscesos dentales.
Acudir de manera regular a su dentista para realizar revisiones preventivas y, si fuese necesario, tratar de forma precoz cualquier problema.

¿Qué puedo hacer si tengo un absceso dental?

Lo primero es acudir a un dentista, que intentará drenar el material purulento acumulado, pautará un tratamiento antibiótico potente y posteriormente valorará la posibilidad de salvar la pieza que ha originado la infección. Si aparece alguno de los síntomas siguientes, la infección puede ser grave y deberá consultar con un cirujano maxilofacial:

Fiebre alta
Salida de pus por la piel de la cara
Gran inflamación de la cara, siendo más grave cuando se afecta el cuello
Inflamación de la lengua o debajo de ella
Dificultad o imposibilidad para abrir la boca
Dificultad o imposibilidad para tragar
Dificultad para respirar.

¿Cómo se tratan los abscesos dentales?

En ocasiones los abscesos dentales se rompen, saliendo el pus hacia la boca o la piel; si no es así el odontólogo o el cirujano maxilofacial deben hacer una incisión (corte) para extraer el pus.
A continuación y si el tamaño del absceso lo precisa, se debe colocar un drenaje (tubo o lámina de goma normalmente) que sirve para facilitar la salida de pus que se forma, hasta la completa curación de la infección.
Es necesario un tratamiento antibiótico potente, generalmente vía oral (en casos graves, intravenoso)
Nunca debemos iniciar por nuestra cuenta el tratamiento antibiótico; siempre debe estar supervisado por un especialista, que conoce el más adecuado a nuestras necesidades según el tipo de infección.
No deberá interrumpir el tratamiento antibiótico a pesar de la mejoría de síntomas, porque los gérmenes pueden hacerse resistentes a este fármaco, siendo ineficaz en otras ocasiones cuando necesitemos utilizarlo para tratar otras infecciones.
Realizaremos enjuagues con agua tibia y sal (una cucharadita colmada por vaso) unas 15-20 veces al día, durante aproximadamente un minuto.
Mantener una buena higiene oral cepillando después de las comidas, con pasta dentífrica que contenga flúor.
Tomaremos los calmantes o antiinflamatorios según las indicaciones del especialista, y no según nuestras necesidades, porque para que los calmantes sean eficaces deben tomarse a intervalos regulares sin esperar a que aparezca el dolor.
Si la pieza dental causante del absceso puede ser tratada por el dentista, realizará una endodoncia (relleno de la cavidad pulpar del diente); si persisten focos de infección en las cercanías del diente (mandíbula, maxilar, seno maxilar, etc.), será el cirujano quien realice una limpieza quirúrgica.
Si por el contrario la pieza dental no puede tratarse por estar demasiado dañada, deberá extraerse cuanto antes, debido a que es el origen de la infección. Esta extracción dental puede realizarse una vez que el paciente esté tomando tratamiento antibiótico.

¿Qué me puede pasar si no trato un absceso dental?

Los abscesos dentales son infecciones que se encuentran localizadas en las cercanías de piezas dentales en mal estado, pero en ocasiones, y más a menudo de lo que pensamos, pueden extenderse.

Pueden diseminarse hacia la mejilla, seno maxilar (pudiendo provocar sinusitis), fosas nasales, debajo de la lengua y el cuello entre otras.

Una infección dental se puede transformar, al diseminarse, en una enfermedad grave que ponga en peligro nuestra vida. Por lo tanto, debemos cuidar nuestra dentadura acudiendo regularmente a nuestro odontólogo para evitar llegar a estas situaciones.

Dr. Per Grinsted, médico general; Lisa Taylor, dentista

http://www.hola.com/salud/enciclopedia-salud/2010040245067/aparato-digestivo/problemas-frecuentes/abscesos-dentales/

http://www.mujerstyle.com/abscesos-dentales-o-flemones/

http://es.wikipedia.org/wiki/Absceso

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001060.htm

http://www.odontologia-online.com/verarticulo/Deteccion_y_prevencion_de_la_enfermedad_periodontal_en_individuos_con_diabetes.html

http://www.doctorsofusc.com/condition/document/103447

Tratamientos indicados:

Tratamiento de la enfermedad periodontal

Vídeo:

Visitas: 13237

Galería:

Mostrando Registros desde el 1 hasta el 0 de un total de 0

Nick:
Email: No se publicará
Comentario: Tags HTML permitidos <blockquote>citas<strong>negrita<em>cursiva <u>subrayado<li>elemento lista <ul>ordenada<ol>numérica y sus cierres (url y saltos de línea se convierten automáticamente)
 
¿Eres humano? Sensible (M/m)
  Acepto las condiciones de uso

Todos los campos obligatorios

 
Tratamientos Bucodentales
Higiene DentalOdontologíaOrtodonciaEstética DentalMedicamentos
Bucodental